La expresión del arte a través del gato y los formatos digitales

El siglo XX ya apuntaba maneras. Con la incorporación de los gatos, cada vez más habitual, a la vida social desde el siglo XVII, éste también se posicionaba en la cultura popular. Pincel en mano, los gatos eran retratados y las fabricas producían industrialmente gatos de cerámica.

 No cabe olvidar que los gatos ya fueron sujeto artístico de pinturas y esculturas en el Antiguo Egipto. La forma en la que se retrata el gato ha cambiado sustancialmente. Desde ese Antiguo Egipto a hoy, el gato ha pasado de ser venerado a ser un elemento popular emergente en la subcultura de Internet. He aquí un recorrido que muestra la evolución en que se retrata el gato y su creciente incorporación a la cultura pop.

El punto de partida es Balthus, artista polaco-francés, quien en ocasiones se refería a sí mismo como the Thirteenth King of Cats (el Decimotercero Rey de los Gatos), era conocido más bien por la representación del erotismo en chicas jóvenes que por incluir gatos en sus obras. A pesar de que en la sociedad del siglo XX llamase más la atención, por pura controversia, la pictorización de la sexualidad en la pubertad que los gatos, lo cierto es que a día de hoy, lo más interesante de sus cuadros es la contemplación y el análisis de los gatos, siempre presentes, en tales situaciones íntimas. Hasta este punto es así que no hace mucho, en agosto de 2013, la editorial Rizzoli publicaba el libro “Balthus and Cats” por Alain VIrcondelet, coincidiendo con la exposición que el Museo Metropolitano de Nueva York organiza sobre el artista.

De este punto a hoy el gato va a crecer en importancia respecto a la cultura pop. Prueba de esta inclusión en lo popular tenía que quedar registrada por Roy Lichtenstein, una de las cabezas visibles del movimiento Pop Art. Y así fue, aunque tímido con los gatos, pues su obra nunca se baso en la figura del felino, su Laughing Cat (1961) era una clara muestra del futuro que seguiría la figura de este animal en el arte. Igualmente con esta obra se puede apreciar el cambio de idea respecto al gato como animal, si el felino antes era una mascota poco amistosa, arisca y antipática, ahora es todo lo contrario.

El nuevo siglo nos ha traído una renovada idea del gato, transformado en vía de expresión y entretenimiento responsable para el público y  en la forma de entender el arte popular que tiene cierta tendencia a lo experiencial y a lo icónico. Para explicarlo nos podemos referir al proyecto Kitty City, un experimento intergeneracional destinado a fomentar el poder de decisión y el desafío de la forma en que pensamos sobre el medio ambiente urbano compartido. Este proyecto, llevado a cabo en 2013, se ha basado en la creación de una ciudad con edificios y calles y su posterior instalación en la Galería Flux Factory de Nueva York. Tras mucho trabajo en la construcción de una ciudad, como función pedagógica sobre las necesidades en el desarrollo de las urbes, el 1 de junio, Kitty City fue inundada de gatos, los que finalmente fueron puestos en adopción.

Lo más reciente es el contenido creado por el usuario, y por supuesto esto trasciende al arte. La inmediatez con las que se vuelcan en la red y basarse en un formato digital y no en un soporte material no quita valía a muchos de los contenidos colgados en la red, pues son una muestra de la cultura popular actual, un archivo histórico que documenta nuestros días, que los iguala a las obras más representativas de la historia de cada país recogidas en grandes y opulentas pinacotecas. Las Meninas no son mejor archivo ni más valioso que los resultados que aparecen en tumblr al teclear #cat art. Ambos documentan un aspecto de una época como manifestación social y cultural, con cierto criterio estético e intencionalidad.

Muestra de ello también es la aparición y desarrollo de sitios online como Fat Cat Art, una especie de Meowseo donde las obras pictóricas clásicas se modifican con gatos. Esto, a ojos de algunos puede parecer poco más que una broma o distracción, pero en realidad recrea un gran archivo que es una forma de expresión de la cultura popular, en este caso sobre el fenómeno gato, y que por sus características de expresión puede ser perfectamente considerado arte, y convivir pacíficamente con las formas clásicas de arte que prefieren un pincel o una pella de barro.

2 comentarios en “La expresión del arte a través del gato y los formatos digitales

  1. Pingback: Grumpy Cat estropeando Disney | CAT CULTURE

  2. Pingback: ¿Se nos ha ido de las manos? | CAT CULTURE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s